Blog! Urbem news!

Comprar o alquilar

Si estás buscando casa, son varias las cuestiones que nos planteamos cuando queremos independizarnos: ¿vale la pena comprometerse en una hipoteca a largo plazo o mejor un alquiler?, ¿una casa ya construida en la que puedo instalarme ya o un piso de nueva construcción y esperar años?, ¿tiro el dinero si alquilo una casa?Comparar el precio del alquiler con la letra mensual de la hipoteca sólo tiene sentido si el préstamo fuera a tipo fijo.  En caso de ser propietario de una vivienda, has de correr con una serie de gastos que el inquilino no debe pagar, como son: el IBI, el seguro de la vivienda, gastos de comunidad, tasas de basura etc.

La decisión entre una opción u otra, en parte, nos la dará la visión de futuro que tengamos y los ahorros con los que contemos. Para comprar una vivienda, tanto si es de segunda mano, como si es una promoción de obra nueva, necesitaremos contar con unos ahorros para los gastos de escritura, hipoteca y notario, que no siempre tendremos. Hay que tener en cuenta que, en la actualidad, las hipotecas cubren aproximadamente el 80% de valor de la propiedad, por tanto, el otro 20% más los gastos, hay que tenerlo previsto. Siempre está la opción, si la entidad bancaria lo permite, de pedir un préstamo personal del importe que resta. Por otra parte, si por motivos personales o laborales no vamos a permanecer mucho tiempo en la misma ciudad, tal vez nos convenga más un piso de alquiler. Según los expertos, si se superan los cinco años viviendo de alquiler, convendría más invertir en la compra de vivienda. Entre las ventajas de tener la vivienda en propiedad, podemos decir que cuando llega la jubilación los ingresos se reducen un 26% de media, por tanto, tener ya pagada la vivienda nos supone un dinero extra que no tenemos que desembolsar. Si vivimos en una vivienda alquilada, tendremos que pagar la mensualidad igualmente y nuestro poder adquisitivo se verá todavía más mermado.

También es cierto que cuentas con la libertad de hacer las obras y modificaciones que desees en tu piso o casa sin que nadie te imponga límites. Otro argumento a favor de vivir alquilado es que no necesitamos ahorros previos, como mucho nos pedirán un mes de fianza. La mensualidad que pagamos sólo varía si lo hacen los precios y además se puede negociar en muchas ocasiones la cuota con el propietario, por mencionar que es más factible el dejar un piso de alquiler y mudarse a otro si por ejemplo nos cambiamos de trabajo o nuestra familia aumenta. En cuanto a las ventajas fiscales, el alquiler tiene actualmente más que la compra. Dependiendo de la Comunidad Autónoma en que se aplique el impuesto, hay más o menos deducciones, según edad e ingresos del contribuyente. Por último, si vivimos de alquiler tendremos que tener en cuenta que no podremos tomar ninguna decisión en referencia a la vivienda, la comunidad de propietarios y tendremos que llevarnos lo mejor posible con nuestro casero, tarea a veces difícil, ya que será él la persona encargada de reparar los desperfectos y averías de la vivienda. Si contigo viven animales de compañía, también puede ser que tengas menos opciones con algunos alquileres. Con el propietario y con los vecinos, el factor suerte juega un papel muy importante. Si estás interesado en las mejores promociones de obra nueva en Valencia, en URBEM te podemos informar de todos nuestros proyectos.